LA GRACIA DE LA INVERSIÓN

Durante mi charla del 12/12/2017 en el Hospital de Niños me referí a una técnica clásica del humor, la inversión, no sólo para mostrar su efecto sobre nuestros estados de ánimo sino para para señalar su trascendencia en el desarrollo de nuestras nuevas ideas. Claro está que la técnica no es reciente, ya que Henri Bergson la mencionó en La risa, su libro del año 1900, y consiste en “dar vuelta un problema o un pensamiento” para seguir adelante con una línea contraria a la original. Por ejemplo, cuando en 1955 voló el avión “Caravelle”, con los dos turborreactores en la parte posterior del fuselaje en lugar de tenerlos colgados bajo las alas, los proyectistas invirtieron el refrán “no se puede atar el carro delante del caballo”. Otro famoso caso de inversión aparece en las muy recordadas palabras de John F. Kennedy: “no preguntes que puede hacer tu país por ti, pregunta qué puedes hacer tú por tu país”. (My fellow Americans, ask not what your country can do for you, ask what you can do for your country). Un caso diferente dentro del mismo rubro es el de Harpo Marx, que descansa apoyando su mano en un edificio durante una escena de la película “Una noche en Casablanca”; cuando aparece un policía marroquí preguntándole: “¿Qué es lo que está haciendo? ¿Sosteniendo el edificio?” Aunque “el mudo” Harpo asiente con su cabeza, el policía lo retira por la fuerza y el edificio se desploma. Otras “inversiones” son tan claramente contrarias a la lógica que las llamamos “paradojas”; entre ellas se destaca la de “la carrera de Aquiles y la tortuga”, elaborada por el filósofo griego Zenón de Elea (490 a 430 a.C.), en la que el corredor más veloz del país jamás puede alcanzar a una tortuga en una carrera en etapas que resultó lógicamente inexplicable por más de dos milenios. Pero no se necesita retroceder tanto para incurrir en paradojas. La expresión cotidiana “riesgo de vida” es la inversión de la inexistente expresión “riesgo de muerte” ¿o acaso consideramos que el riesgo más grave es el de vivir? Recuerden también que muchos de nosotros llevamos, a manera de amuleto para las emergencias, la tarjeta de plástico de un servicio de medicina prepago que se ocupa, ocupará u ocuparía de nuestras enfermedades a medida que nos van apareciendo o atacando. Las empresas que emiten y respaldan estas tarjetas son compañías de seguros. ¿Dejamos nuestra salud en manos de una compañía de seguros? En tal caso, haciendo una analogía, podríamos hablar de nuestra fe religiosa con los empleados bancarios. ¿Absurdo verdad? Otros casos. Existen medicamentos a los que llamamos paradójicos porque, en ciertas situaciones y con ciertas personas, producen efectos contrarios a los esperados, como el de mantener despierto a quien busca dormir o agitado a quien busca calmarse. Pero como estamos en el país de las paradojas, frecuentemente no nos damos cuenta de que vivimos en medio de la inversión, a punto tal que llegamos a homenajear al prócer recordándolo en la fecha de su deceso en lugar de hacerlo en la de su nacimiento. Quizás la escritora, compositora, pensadora y cantante María Elena Walsh fue quien mejor nos hizo conocer este peculiar aspecto de los argentinos; en su canción “El reino del revés” nos muestra un lugar donde la biología es otra: “nada el pájaro y vuela el pez”; la aritmética es otra: “dos y dos son tres”; la astronomía es otra: “un año dura un mes”; la ley es otra: “un ladrón es vigilante y otro es juez”; las costumbres son otras: “nadie baila con los pies” y hasta el ser humano nace diferente: “usan barbas y bigotes los bebés”. También puede emplearse este tipo de inversión para obtener efectos cómicos, como lo hace Horacio Guarany en su tema “No quisiera quererte” cuando el canto dice: “No quisiera quererte pero te quiero/ ese castigo tiene la vida mía/ por tenerte conmigo me desespero/pero si te acercaras me alejaría”. Parece un canto a la frustración, a la indecisión o a la histeria, aunque detrás está la conocida sonrisa de un compositor de convicciones firmes. Cierto es que lo paradojal también fue practicado por otros pueblos. Los españoles José Agustín Goytisolo y Paco Ibáñez nos regalan sus propias inversiones en “Érase una vez” (o “El lobito bueno”) poema canción que citamos a continuación:

“Érase una vez
un lobito bueno
al que maltrataban
todos los corderos.

Y había también
un príncipe malo,
una bruja hermosa
y un pirata honrado.

Todas estas cosas
había una vez,
cuando yo soñaba
un mundo al revés.”

A manera de cierre y de resumen, me tomo la libertad de invitarlos a clickear en el link de abajo para escuchar la voz de Cortázar hablando de “Las buenas inversiones”, y a recordarles que la inversión siempre tiene valor, aunque signifique invertir tiempo, músculos y neuronas para mejorar la calidad de nuestro pensamiento y nuestro humor.

PERFIL/PROFILE
¿Quién es Osvaldo? Who is Osvaldo?
o (Si llegara a leerme demasiado tarde)
or (if you happen to read me a bit late)
¿Quién fue Osvaldo? Who was Osvaldo? (but don't get sad yet)
Osvaldo recibió tres títulos del M.I.T.: uno laboral, en ingeniería química; otro secante, en Filosofía, y otro humectante, de guardavidas de la Cruz Roja Internacional. Valga aclarar que nunca salvó a nadie.
Osvaldo obtained three degrees at M.I.T.: a major one in Chemical Engineering, a minor one in Philosophy, and a medium one in Lifesaving. Of course, he never saved anybody’s life.
Osvaldo practicó el humor antes del despido en sus variadas actividades:
Osvaldo practiced humour before he was fired from the numerous jobs and activities that he engaged in and we list below:
- como profesor de Humor en la Literatura en el MUSEO MALBA,
- Professor of Literary Humour at the MUSEO MALBA (Argentina’s MOMA),
- como Director de ingreso del I.T.B.A. entre los años 2000 y 2003 y profesor de Dirección de Proyectos durante 8 años en la misma institución,
- Dean of Admissions from 2000 to 2003 at the Buenos Aires Institute of Technology and full professor in Project Management during 8 years at the same institution,
- como Gerente de proyectos de la Organización TECHINT durante 10 años,
- Project Manager during 10 years at Techint, the largest engineering, procurement, and construction company in Argentina,
- como director de producción de la MINA ÁNGELA, yacimiento de oro, plata, cobre, plomo y zinc en la Patagonia, donde ni siquiera supo hacerse rico,
- Production Manager at MINA ÁNGELA, a gold, silver, copper, lead, and zinc mine where he didn’t become rich at all,
- como ingeniero en procesos de nylon de DUCILO (Du Pont Arg),
- Process engineer at DUCILO’s (DU PONT fibers) nylon factory in Berazategui, State of Buenos Aires, where he studied women’s stockings and underwear rather than women themselves,
- como profesor de Teoría del conocimiento y Metodología de la investigación en la U.T.N. Gral Pacheco, que durante su gestión se llamaron Teoría de la Ignorancia,
- Professor in Theory of Knowledge (Episthemology) at the UTN (National Technical University) graduate school, a course familiarly identified as Theory of Ignorance during his times,
- como escritor de fracasados libros y aburridos artículos, que actualmente están ubicados en las mesas de liquidación del Parque Rivadavia,
- writer of various unreadable books and many most boring articles,
- como columnista radial en FM CULTURA y RADIO DE LA CIUDAD, donde gracias si, por distracción, lo escuchaba algún colega de la mesa,
- radio commentator for FM CULTURA and AM RADIO DE LA CIUDAD,
- como coordinador de talleres literarios de niños, adolescentes y grandes,
- coordinator of literary worshops for children, teenagers and adults,
- como jugador de vóleibol de primera división de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, donde aprendió a vivir a los pelotazos.
- first division volleyball player for Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, one of the four top teams in the local league.

Dejar una Respuesta

Necesitás ingresar para publicar un comentario.