HUMOR, AMOR Y DOLOR

HUMORISMO EN EL HOSPITAL DE NIÑOS “RICARDO GUTIÉRREZ” por OSVALDO PEUSNER, 17 diciembre 2017 El martes 12 de diciembre tuve el honor de dar una charla sobre HUMORISMO en el HOSPITAL DE NIÑOS RICARDO GUTIÉRREZ. Quizás la primera reacción de ustedes sea la de preguntarme: ¿qué relación puede tener “el humor” con un hospital? Me adelanto en responderles: durante más de veinte siglos, desde los tiempos de Hipócrates (460 AC – 370 AC) hasta la mitad del siglo XIX, las ideas sobre el funcionamiento del cuerpo humano se basaron en la Teoría de los cuatro humores, teoría humoral o el humorismo. Esta teoría sostiene que la salud y el ánimo de una persona dependen del equilibrio de cuatro humores en el interior de su cuerpo. Estos humores están vinculados con los cuatro elementos, con las cuatro estaciones y con varios órganos del cuerpo humano. La “sangre” con el aire, la primavera y el corazón; la “bilis amarilla” con el fuego, el verano, el hígado y la vesícula biliar, la “bilis negra” con la tierra, el otoño y el bazo; la “flema” con el agua, el invierno, el pulmón y el cerebro. A partir del siglo XIX la medicina se vuelve científicamente rigurosa y esta teoría pierde vigencia pero no desaparece totalmente. Todavía nos referimos a los estados de ánimo del ser humano como sanguíneo, calmo, colérico y melancólico, sin recordar ahora que estas nomenclaturas se asociaban con la sangre, la flema, la bilis amarilla y la bilis negra, respectivamente; todavía seguimos hablando del “buen humor” y del “mal humor” de una persona; todavía la melancolía sigue pareciéndonos tan inexplicable como en la antigüedad, pero ya su causa no es la enigmática bilis negra de la vieja alquimia sino la inexplicable bipolaridad de la psiquiatría contemporánea. Afortunadamente este “humorismo” quedó reducido a una expresión poética, al ámbito de las pseudociencias o a los charlas de café. En la actualidad el público parece asociar el humorismo con la risa. En mi presentación en el Hospital, recordé que la risa y el llanto son las manifestaciones de la comedia y de la tragedia, respectivamente, y que las dos corresponden a ciertos momentos en los que uno pierde la cabeza. La risa es francamente buena porque alivia los dolores y las tensiones, pero siempre es de corta vida y, cuando se genera en el chiste, puede ser agresiva. No olvidemos que existe y que tiene mucho sentido la expresión española “muerto de risa”. El humor es humano, duradero, filosófico y no mata a nadie; el humorista permanece sonriente, sin perder su cabeza. Claro está que el humor no es fácil; menos aún, el humor en la medicina. Veamos unas líneas de Los nueve libros de la Historia, cuando Heródoto visita Babilonia alrededor de la época del rey persa Ciro II (559-528 a.C.):: “CXCVII. Otra ley que me parece también muy discreta. Cuando uno está enfermo, le sacan a la plaza, donde consulta sobre su enfermedad con todos los concurrentes, porque entre ellos no hay médicos. Si alguno de los presentes padeció la misma dolencia o sabe que otro la haya padecido, manifiesta al enfermo los remedios que se emplearon en la curación y le exhorta a ponerlos en práctica. No se permite a nadie que pase de largo sin preguntar al enfermo el mal que le aflige.” Por supuesto, el ojo clínico del babilonio de la calle no era precisamente el del médico clínico actual, que nos diagnostica o nos previene de las enfermedades sumándole estudios de laboratorio a su mirada aguda y profesional, pero también es cierto que el babilonio no perdía el rumbo de la consulta extraviándose entre documentos y mensajes o escribiendo recetas y certificados. La consulta babilónica era un encuentro muy intenso, entre pares, sin desniveles, muy amigable, aunque de poco conocimiento. Los médicos de los vecinos judíos prevenían las enfermedades colectivas, mientras los médicos egipcios, también visitados por Heródoto, le daban a “cada médico una sola enfermedad”. De creencias diferentes, ambos pueblos compartían un mismo criterio en relación con el humor y la religión: eran dos actividades incompatibles.

Desde entonces pasaron muchos años de relación médico-paciente y muchos historiadores, filósofos y médicos para estudiar la cuestión. Como mis conocimientos provienen del humor, sólo sirven para descubrir cuando pueden surgir sonrisas que sorprendan, maravillen y mejoren la vida. Creo haberlas visto durante mi visita al hospital.

 

Al Dr. Alejandro Teper y su elenco del Centro Respiratorio del Hospital de Niños “Ricardo Gutiérrez” de la ciudad de Buenos Aires

PERFIL/PROFILE
¿Quién es Osvaldo? Who is Osvaldo?
o (Si llegara a leerme demasiado tarde)
or (if you happen to read me a bit late)
¿Quién fue Osvaldo? Who was Osvaldo? (but don't get sad yet)
Osvaldo recibió tres títulos del M.I.T.: uno laboral, en ingeniería química; otro secante, en Filosofía, y otro humectante, de guardavidas de la Cruz Roja Internacional. Valga aclarar que nunca salvó a nadie.
Osvaldo obtained three degrees at M.I.T.: a major one in Chemical Engineering, a minor one in Philosophy, and a medium one in Lifesaving. Of course, he never saved anybody’s life.
Osvaldo practicó el humor antes del despido en sus variadas actividades:
Osvaldo practiced humour before he was fired from the numerous jobs and activities that he engaged in and we list below:
- como profesor de Humor en la Literatura en el MUSEO MALBA,
- Professor of Literary Humour at the MUSEO MALBA (Argentina’s MOMA),
- como Director de ingreso del I.T.B.A. entre los años 2000 y 2003 y profesor de Dirección de Proyectos durante 8 años en la misma institución,
- Dean of Admissions from 2000 to 2003 at the Buenos Aires Institute of Technology and full professor in Project Management during 8 years at the same institution,
- como Gerente de proyectos de la Organización TECHINT durante 10 años,
- Project Manager during 10 years at Techint, the largest engineering, procurement, and construction company in Argentina,
- como director de producción de la MINA ÁNGELA, yacimiento de oro, plata, cobre, plomo y zinc en la Patagonia, donde ni siquiera supo hacerse rico,
- Production Manager at MINA ÁNGELA, a gold, silver, copper, lead, and zinc mine where he didn’t become rich at all,
- como ingeniero en procesos de nylon de DUCILO (Du Pont Arg),
- Process engineer at DUCILO’s (DU PONT fibers) nylon factory in Berazategui, State of Buenos Aires, where he studied women’s stockings and underwear rather than women themselves,
- como profesor de Teoría del conocimiento y Metodología de la investigación en la U.T.N. Gral Pacheco, que durante su gestión se llamaron Teoría de la Ignorancia,
- Professor in Theory of Knowledge (Episthemology) at the UTN (National Technical University) graduate school, a course familiarly identified as Theory of Ignorance during his times,
- como escritor de fracasados libros y aburridos artículos, que actualmente están ubicados en las mesas de liquidación del Parque Rivadavia,
- writer of various unreadable books and many most boring articles,
- como columnista radial en FM CULTURA y RADIO DE LA CIUDAD, donde gracias si, por distracción, lo escuchaba algún colega de la mesa,
- radio commentator for FM CULTURA and AM RADIO DE LA CIUDAD,
- como coordinador de talleres literarios de niños, adolescentes y grandes,
- coordinator of literary worshops for children, teenagers and adults,
- como jugador de vóleibol de primera división de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, donde aprendió a vivir a los pelotazos.
- first division volleyball player for Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, one of the four top teams in the local league.

Dejar una Respuesta

Necesitás ingresar para publicar un comentario.