FATALMENTE DESIGUALES

DUELOS INOCENTES

por Osvaldo Peusner

 19 de mayo de 2014

– Los duelos no existen, amigo – decía mi vecino de asiento en el colectivo que nos llevaba desde Retiro hasta Villa Devoto (1).

– Pero yo leí sobre duelos en la prensa y en la narrativa – repliqué para mantener el diálogo más que para profundizarlo.

– Es verdad – prosiguió mi interlocutor – pero los duelos escritos son pura ficción, como lo es todo lo escrito, aún lo histórico y lo periodístico.

– ¿Y entonces? – pregunté inocentemente.

– Los duelos son sólo simples asesinatos – declaró el hombre docta y doctrinariamente.

A partir de ese momento me habló acerca de Evariste Galois (2) quién, por una cuestión de polleras y antes de cumplir sus veinte años, debió batirse a duelo contra el mejor espadachín del ejército francés, y quien, además, sabiendo desde el primer momento que, irremediablemente, habría de morir en el trance, dedicó la noche previa al duelo a escribir sus cartas de despedida entre las que incluyó una que inmortalizó la teoría de Galois, donde aparecía el concepto de “grupo” que todos utilizamos en la actualidad.

– ¿No le parece que fue un caso muy particular? – apelé sin demasiada pasión ya que los franceses, con excepción de Saint-Exupéry (3), me resultan una gente muy extraña.

Pasó entonces a describirme la muerte de Pushkin (4), obligado a batirse a pistola contra un militar francés que pretendía a su joven, hermosa y vistosa mujer. En aquel momento llegó a decirse que hasta la pistola de Pushkin había sido manipulada para que le impidiera matar a su oponente. El hecho le dejó a la sociedad dos tristes consuelos: varios chismes de segunda y “La muerte del poeta”, un poema de primera de Lermontov (5).

– ¿Usted considera que nunca hubo un duelo en condiciones de igualdad (6)? – insistí cada vez más molesto.

– Ni siquiera cuando Casagnac lo retó a duelo a Luis Pasteur (7).

Entonces me contó la historia de Pasteur, hombre muy exitoso, célebre y envidiado en Francia, a quien uno de los duelistas parisinos más avezados retó a duelo por alguna ofensa real o imaginaria. Por su condición de desafiado, el científico pudo proponer las armas que mejor conocía: el campo del honor sería una mesa servida para dos personas, habría un plato con una salchicha por duelista, una de las salchichas estaría envenenada y la otra no. Por supuesto, los padrinos del espadachín tuvieron que retirarse satisfechos, sonriendo, pero sin un duelo gastronómico.

– Como ve, el retador reta pensando que matará a su contrincante y el contrincante sólo acepta el desafío pensando que podrá matar al retador, como en el caso de David contra Goliat – decía mi entusiasmado vecino -. Fíjese en nuestra historia.

Me habló entonces de Lisandro de La Torre, que usaba barba para tapar una cicatriz en su honesta mejilla ocasionada por el sable del ahora indiscutible Hipólito Yrigoyen, de Alfredo Palacios, en sus propias palabras “soltero para poder ser el novio eterno de Las Malvinas y de América Latina”, quien llegó a retar a sus propios padrinos por no representarlo a su mejor gusto en un duelo con un tercero, y de Lucio Vicente López, autor de La gran aldea, hijo del historiador unitario y fundador del ILSE, nieto del compositor del himno nacional, muerto en un duelo provocado por el coronel Carlos Sarmiento, un estafador a quien puso en vereda debido a las irregularidades que había cometido en el partido de Chacabuco, mientras el coronel se desempeñaba como secretario privado del ministro de Guerra, el general Luis María Campos (8). Fue el enfrentamiento de un periodista desconocedor de las armas con un desconocido amigo de ellas. Ese 28 de diciembre de 1894, en el viejo Hipódromo de Belgrano celebraron el día de los inocentes un muerto y…

– Un ladrón que mató para ocultar su robo – me adelanté.

– No, amigo – me rectificó el vecino a punto de bajar del colectivo -. “No se mata para robar, se roba para matar” (9).

Como recién entonces comprendí que este hombre había sido mucho más que mi interlocutor pasajero, antes de que abandonara el estribo y nuestro duelo, le pedí su nombre.

– En el documento me llamo Zarathustra o Zoroastro – me contestó sonriendo – pero mis amigos me dicen “Zoro”.

Pude llegar a desearle la mejor suerte en su ascenso a la montaña (10) a pesar de que el vecino me había despojado del “duelo”, un concepto tan afín a la literatura, a la psiquiatría, al psicoanálisis y, ¿por qué no?, a la felicidad.

 

1) Villa Devoto: tradicionalmente el nombre de la cárcel ubicada en ese barrio de la ciudad de Buenos Aires.

2) Evariste Galois (1811-1832) joven y revoltoso matemático francés, víctima de un duelo desigual, sus últimas palabras para su hermano menor fueron: “No llores, Alfred. Necesito todo mi coraje para morir a los veinte años”.

3) Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944): no lo encuentro en la computadora pero mis amigos escucharon decir que fue un príncipe conocido que vivía en la habitación 51 del viejo Hotel Ostende, donde también se hospedaban Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo para poder escribir.

4) Aleksandr Pushkin (1799-1837): poeta, novelista y dramaturgo ruso, considerado el fundador de la literatura rusa moderna, fue precursor de Gogol, Dostoyevski, Tolstoi y los músicos Tchaikovsky y Mussorgsky. Fue bisnieto de un príncipe etíope llevado como esclavo a Rusia y, más tarde, luego de haber alcanzado grandes logros, convertido en noble ruso. Escribió el cuento llamado “El duelo”, una joya de la literatura universal.

5) Mijail Lérmontov (1814-1841): el más grande poeta ruso después de Pushkin era un “joven militar que manifestó abiertamente su cólera así como la de la nación ante la pérdida de Pushkin (1837) a través de un poema apasionado dirigido al zar Nicolás I,”La muerte del poeta”, una de las poesías más brillantes de la literatura rusa y en el que pedía venganza por el asesinato del poeta en un duelo en el que su pistola había sido alterada para que no pudiese disparar. Sin embargo el zar, encontró en el poema más impertinencia que inspiración y Lérmontov fue enviado al Cáucaso como oficial de los dragones…” También en esa época se cocían habas. Wikipedia.

6) Igualdad: se refiere a las condiciones del duelo y no a las condiciones de los duelistas, ya que ningún duelista es igual al otro, menos aún, idéntico al otro pues, en tal caso, durante un duelo, por un lado, se estaría matando a sí mismo y, por el otro, el duelo no sería tal pues requiere la presencia de un “dúo” para ser un duelo que cumpla con el diccionario etimológico.

7) Louis Pasteur (1822-1895) fue un “químico francés cuyos descubrimientos tuvieron enorme importancia en diversos campos de las ciencias naturales, sobre todo en la química y microbiología. A él se debe la técnica conocida como pasteurización” que tanto publicita La Serenísima pero que ni sé para qué sirve porque no tomo leche alguna. Algunos piensan que es una prepaga, una compañía de seguros dedicada a lucrar con la salud de sus afiliados. Wikipedia.

8) Luis María Campos: una avenida porteña cuyo recorrido en diagonal nos lleva desde Pacífico hasta Federico Lacroze, el túnel de Libertador, la parrilla Olegario (donde se reúnen mis amigotes), el Buenos Aires Lawn Tenis Club y el Vilas.

9) En el capítulo “Del pálido delincuente”, del libro Así habló Zarathustra, de Friedrich Nietzsche podemos leer: “¿Por qué este delincuente asesinó? Porque quería robar. Pero yo les digo: su alma quería sangre, no robo; él sentía sed por la felicidad del cuchillo.

10) El protagonista de “Así habló Zarathustra” predica la filosofía de F. Nietzsche en medio de sus ascensos y descensos montañosos. “Cuando Zarathustra tenía treinta años abandonó su patria y el lago de su patria y marchó a las montañas”… “Zarathustra bajó solo de las montañas sin encontrar a nadie. Pero cuando llegó al bosque…” (Primera Parte del libro citado)

PERFIL/PROFILE
¿Quién es Osvaldo? Who is Osvaldo?
o (Si llegara a leerme demasiado tarde)
or (if you happen to read me a bit late)
¿Quién fue Osvaldo? Who was Osvaldo? (but don't get sad yet)
Osvaldo recibió tres títulos del M.I.T.: uno laboral, en ingeniería química; otro secante, en Filosofía, y otro humectante, de guardavidas de la Cruz Roja Internacional. Valga aclarar que nunca salvó a nadie.
Osvaldo obtained three degrees at M.I.T.: a major one in Chemical Engineering, a minor one in Philosophy, and a medium one in Lifesaving. Of course, he never saved anybody’s life.
Osvaldo practicó el humor antes del despido en sus variadas actividades:
Osvaldo practiced humour before he was fired from the numerous jobs and activities that he engaged in and we list below:
- como profesor de Humor en la Literatura en el MUSEO MALBA,
- Professor of Literary Humour at the MUSEO MALBA (Argentina’s MOMA),
- como Director de ingreso del I.T.B.A. entre los años 2000 y 2003 y profesor de Dirección de Proyectos durante 8 años en la misma institución,
- Dean of Admissions from 2000 to 2003 at the Buenos Aires Institute of Technology and full professor in Project Management during 8 years at the same institution,
- como Gerente de proyectos de la Organización TECHINT durante 10 años,
- Project Manager during 10 years at Techint, the largest engineering, procurement, and construction company in Argentina,
- como director de producción de la MINA ÁNGELA, yacimiento de oro, plata, cobre, plomo y zinc en la Patagonia, donde ni siquiera supo hacerse rico,
- Production Manager at MINA ÁNGELA, a gold, silver, copper, lead, and zinc mine where he didn’t become rich at all,
- como ingeniero en procesos de nylon de DUCILO (Du Pont Arg),
- Process engineer at DUCILO’s (DU PONT fibers) nylon factory in Berazategui, State of Buenos Aires, where he studied women’s stockings and underwear rather than women themselves,
- como profesor de Teoría del conocimiento y Metodología de la investigación en la U.T.N. Gral Pacheco, que durante su gestión se llamaron Teoría de la Ignorancia,
- Professor in Theory of Knowledge (Episthemology) at the UTN (National Technical University) graduate school, a course familiarly identified as Theory of Ignorance during his times,
- como escritor de fracasados libros y aburridos artículos, que actualmente están ubicados en las mesas de liquidación del Parque Rivadavia,
- writer of various unreadable books and many most boring articles,
- como columnista radial en FM CULTURA y RADIO DE LA CIUDAD, donde gracias si, por distracción, lo escuchaba algún colega de la mesa,
- radio commentator for FM CULTURA and AM RADIO DE LA CIUDAD,
- como coordinador de talleres literarios de niños, adolescentes y grandes,
- coordinator of literary worshops for children, teenagers and adults,
- como jugador de vóleibol de primera división de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, donde aprendió a vivir a los pelotazos.
- first division volleyball player for Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, one of the four top teams in the local league.

Dejar una Respuesta

Necesitás ingresar para publicar un comentario.